martes, 9 de febrero de 2010

Corriendo por "Nuestras Vidas "

Entre pensamientos cruzados y un chorro de agua caliente me vino a la mente la tarde en la que un grupo de amigos y Yo decidimos celebrar el cumpleaños de Esequiel y botella de Vodka en mano nos lanzamos a la parada del autobús rumbo a ceiba 7 una escuela al campo en la provincia la Habana . No se me olvida que después de 45 minutos en la parada paso un camión de carga ( de los que en Cuba se usan para múltiples usos) y desde su interior un voz grito "GUALLABAL", rápidamente nos subimos en la chatarra que nos iba a llevar cerca de la famosa escuela . en menos de 20 minutos estábamos a 3 o 4 kilómetros de la escuela , a si que decidimos ir caminando


La distancia se hizo corta entre buches de Vodka y olor a naranja , casi todas las escuelas al campo de Cuba están rodeadas de arboles de naranja o Limones . Ya llegados en la escuela mandamos a buscar a las jebitas( novias , mujeres o como quiera llamarsele) . Todo tornaba muy lindo , muchas miradas arriba de nosotros ( estábamos vestidos de ropa de salir) el resto de las personas en la escuela llevaba un uniforme azul . Entre abrazos , risas y besos fue transcurriendo la tarde .


Todo marchaba bien hasta que el alcohol y las malas caras de los varones estudiantes comenzaron a opacar la hermosa parranda e inusual celebracion de cumpleaños . Resulta ser que de buenas a primera tuvimos que batirnos a golpes con un grupo de hombres ( jóvenes)  un poco menor que nosotros . Recuerdo claramente que nosotros eramos 4 , El Manta , Carlitos , Esequiel y Yo quien les cuenta , la tumultuosa pelea no estaba tan mal hasta que vimos bajar por las escaleras un escuadrón de como  30 jóvenes cargados de tubos , piedras y palos .


En ese justo momento fue cuando nos dijimos Una retirada a Tiempo no es un acto de Cobardía . y utilizamos nuestras patas flacas para correr lo mas rápido que pudimos , la persecución duro mas de 3 kilómetros y varios intercambios de naranjazos , palabrotas y hasta caídas en el duro polvo del naranjal . Esequiel y yo corríamos como nunca , en nuestras cabezas solo estaba la idea Donde están Carlitos y el Manta? si los agarran perecen!! . Al fin pudimos desaparecer de la bandada de celosos que si nos atrapaban no se que nos hubiera pasado.
Esa fue la vez que mas he tenido que correr en mi vida!.La situación termino con varios lesionados y una carta de advertencia en la estación de policía .
Que historias las que viví en mi Cuba!!!

2 comentarios:

  1. jaja q mal termino...al menos ya sabes q si tienes q correr CORRES!! JAJA

    ResponderEliminar
  2. Es bueno recordar los momentos de nuestra juventud, sobretodo los buenos, los malos quizas es mejor olvidarlos, pero ese sin dudas fue bueno, aunque tuvieron que salir corriendo, es una aventura con un final feliz, no los cogieron, jajaja.
    Abrazos

    ResponderEliminar

Deje su comentario aqui y ayudame a saber que piensa de mi escrito